Imprimir esta página

EL TIEMPO PASCUAL

La Iglesia celebra siempre en cada una de las Misas la misma realidad, el misterio pascual del Señor: su bienaventurada Pasión, su gloriosa Resurrección de entre los muertos y su admirable Ascensión. Todas las celebraciones de la Eucaristía actualizan entre nosotros la salvación realizada por el misterio pascual de Cristo. Pero existe una época dentro del Año litúrgico en la que la Iglesia despliega ante nuestros ojos la riqueza doctrinal y de vida de este misterio a fin de hacérnoslo vivir proponiéndolo plásticamente a nuestra fe.

Los cincuenta días que van desde el domingo de Resurrección hasta el domingo de Pentecostés se celebran con alegría y gozo, como si se tratara de un único día de fiesta, más aún, como «un gran domingo». Estos son los días en los que especialmente se canta el «Aleluya».

Los domingos de este tiempo que siguen al domingo de Resurrección, son domingos de Pascua y se llaman 2°, 3°, 4°, 5°, 6° y 7° de Pascua.

Este sagrado tiempo de cincuenta días concluye con el domingo de Pentecostés.


Fuente: Conferencia Episcopal Argentina.